Rusia e Irán aliados en desarrollo criptográfico

iran rusia criptomonedas

Es bien sabido que las sanciones comerciales que EE.UU ha impuesto al régimen iraní, han venido ocasionando que éste último busque desarrollar alternativas para su desenvolvimiento, evadiendo eficazmente esas sanciones y sus efectos.

Expertos rusos en materia criptográfica brindarán sus conocimientos a Irán para apostar al desarrollo de la cripto-economía en ese país. Esta contribución forma parte de un acuerdo alcanzado por representantes de organizaciones líderes de la industria de los dos países, ambos sujetos a sanciones occidentales.

iran y rusia aliados con las criptomonedas

El acuerdo fue firmado por la Asociación Rusa de Cryptoindustria y Blockchain (RACIB) e Irán Blockchain Labs (IBL), este último un centro de innovación encargado de la implementación de tecnologías digitales en la economía de la República Islámica, que fue establecido por la Universidad de Tecnología de Sharif y cuenta con la participación del Banco Central de Irán.

En esta oportunidad los desarrolladores iraníes pueden aprovechar la amplia experiencia de los rusos en materia de blockchain y ciertamente lograrán resultados.

Por otra parte, analistas internacionales aseguran que la situación en torno a las sanciones de los Estados Unidos es mucho más complicada que en Rusia. Recientemente se conoció que el país fue separado del sistema SWIFT, pero Pripachkin reveló que una alternativa iraní a la red interbancaria global se encuentra actualmente en “desarrollo activo”, mientras que los expertos legales rusos han despertado interés por apoyar los esfuerzos de Teherán para legalizar y regular su incipiente sector criptográfico.

La noticia sobre el acuerdo ruso-iraní se produce días después de que a las instituciones financieras iraníes se les negara el acceso a SWIFT  (sistema internacional que permite a los bancos transmitir mensajes y transferir fondos transfronterizos.)

Esta nueva medida restringe duramente las opciones para realizar pagos internacionales hacia y desde la República Islámica, que además es uno de los exportadores de petróleo y gas más importantes de la región y el mundo. La decisión de implementarla se tomó después de que, a principios de 2018, la administración del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, se retirara del acuerdo nuclear iraní y volviera a introducir duras sanciones económicas contra esa nación.

Por su parte, las autoridades iraníes, que inicialmente se opusieron a la propagación de criptomonedas y tecnologías relacionadas en el país, reconocieron en las monedas globales la oportunidad para evadir las sanciones impuestas por Norteamérica. En septiembre, Teherán tomó medidas para legalizar la minería de criptomonedas como una actividad económica y regular la importación de equipos mineros.

Mientras tanto, se informó que varios intercambios mundiales de criptomonedas también han excluido a Irán de sus listas de países apoyados. Pero en vista de este escenario Irán intensificó su plan para introducir una criptomoneda nacional. En días pasados los funcionarios iraníes anunciaron que el país ha finalizado el desarrollo de una moneda digital respaldada por la moneda fiduciaria iraní, el Rial.

Irán puede aprovechar la experiencia de los desarrolladores rusos de blockchain. Un aspecto característico de la cripto-economía es su carácter supranacional lo que puede usarse para eludir sanciones y restricciones. En la situación geopolítica actual, ese potencial comienza a ser usado por los llamados países disidentes. La historia apenas comienza.