Los derechos de propiedad digital y Blockchain

blockchain regulator

En medio de la meteórica ascensión de Blockchain como una tecnología emergente con aplicaciones globales, siguen surgiendo inquietudes sobre leyes de derechos de propiedad anticuadas que proporcionan poca o ninguna dirección en cuanto a cómo se abordarán los activos digitales. Además, el software utilizado en los dispositivos para facilitar las transacciones digitales a menudo está vinculado a los acuerdos de usuario que pocos, alguna vez leen; son los llamados “contratos de adhesión” cuya legitimidad de voluntad de las partes es muy cuestionada. Como resultado, estos usuarios a menudo desconocen las incertidumbres que rodean la propiedad y los derechos de propiedad asociados con sus activos.

En su reciente libro titulado “Propiedad: propiedad, privacidad y la nueva servidumbre digital” de Cambridge University Press, Joshua AT Fairfield, quien es un experto en derecho y tecnología reconocido internacionalmente, especializado en propiedad digital, contrato electrónico, privacidad de Big Data y comunidades virtuales., traza algunas perspectivas frescas sobre la intersección entre los derechos de propiedad digital y el blockchain, y comentaremos algunas ideas de su interesante libro aquí.

Fairfield cree que el advenimiento de las nuevas tecnologías digitales está generando confusión en términos de la aplicación de las leyes tradicionales de derechos de propiedad dentro de la esfera digital. Por lo tanto, aboga por un modelo más simplificado de propiedad que proteja la integridad de los productos y servicios utilizados por los consumidores.

Dándonos una idea acerca de cómo podría ocurrir una integración de aspectos de propiedad digital con blockchain, Faifield señala que La tecnología de Blockchain nos permitirá poseer activos digitales totalmente intangibles. El problema con los activos digitales tradicionalmente ha sido que pueden copiarse ilegalmente. Una solución podría ser un servidor de licencias centralizado, en el modelo de iTunes. Eso, a su vez, le da demasiado poder al administrador del servidor para poner condiciones adicionales al uso de lo que poseemos. Por ejemplo, un propietario de un servidor de licencias como Apple podría intentar prohibir a los propietarios vender sus MP3 comprados. Pero una copia legal puede vincularse a un libro contable público, lo que brinda a los vendedores la confianza de que el activo no se duplica y los compradores la capacidad de vender sus activos digitales cuando terminan con ellos.

Otra interesante  solución es por ejemplo, que se podría contar con una base de datos pública, mantenida por el gobierno, de quién posee qué. Pero el problema con tales sistemas es que a las personas no les gusta revelar lo que poseen para todos.  La solución tal vez sería que estos libros públicos permitan que cualquier persona verifique que es el propietario legítimo de un activo para cualquiera que desee comprarlo.

En cuanto a la capacidad de los recursos criptográficos para permitir transacciones remotas sin identidad, Fairfield sostiene que el modelo de Equifax que actualmente rige en el mercado convencional debe morir. No hay ninguna razón para que mi nombre, número de seguro social y dirección sean las claves de mi crédito. Vemos un alejamiento de esto en sistemas como Apple Pay, que le da al comerciante un token para una única vez, no la identidad completa del consumidor, como una forma de asegurarse de que le paguen al comerciante. El problema con ese sistema es que Apple es nuevamente un jugador central y controlador en este modelo. Apple puede espiar, almacenar, asignar fechas y monetizar el comportamiento de compra de sus consumidores al igual que las compañías de tarjetas de crédito podrían hacerlo anteriormente.

La solución es crear un ecosistema donde no haya necesidad de un ente centralizado todopoderoso como el ejemplo de Apple. Esa fue la promesa original de la cadena de bloques de bitcoin: la transferencia de valor verificable sin necesidad de espionaje, junto con el nombre, la dirección y la economía en línea del número de tarjeta de crédito que tenemos ahora. Si los jugadores principales de la comunidad blockchain deciden cambiar el código, y los mineros lo aceptan, la naturaleza básica del libro mayor cambiará. Por lo tanto, es importante prestar atención a quién detenta cuánta energía y en qué partes del sistema cuando se trata de blockchain, al igual que es importante controlar quién tiene tanta energía en otras estructuras financieras blockchain.

La realidad humana derivada de sus complejas interacciones es la que rige la creación del Derecho. Por ejemplo, el desarrollo de las ICO en la actualidad presagia un directo encontronazo con entes reguladores de la actividad de valores en varios países, y eso sin duda provocará regulaciones en la materia. Así irá ocurriendo poco a poco en cada aspecto de la actividad cotidiana en aplicación de la tecnología blockchain, cada realidad irá generando su manera de ser regulada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here