JP Morgan evalúa irrumpir en mercado de futuros de Bitcoin

JP Morgan Bitcoin

La empresa de servicios financieros más grande de los Estados Unidos, JP Morgan Chase, recientemente anunció que está considerando la posibilidad de asesorar a sus clientes sobre negociar con futuros de Bitcoin, a través de la plataforma regulada de futuros del Grupo CME, según un reporte de Bloomberg.

En el mismo, se enuncia que “J.P. Morgan está evaluando proporcionar a sus clientes acceso al nuevo producto Bitcoin de CME, a través de su plataforma de mercados de futuros”. También informa que, puertas adentro, estaban deliberando sobre la demanda de éste por parte de sus clientes, y de los riesgos potenciales de facilitar los intercambios.

Esta noticia se da a conocer semanas después de que el líder global en mercados de derivados, CME Group, anunciara sus intenciones de añadir (para antes de terminar el año) el Bitcoin en su plataforma de contratos de futuros. Tal decisión no solo implicaría la atracción de aquellos inversores que han tardado en participar de intercambios por no contar con un procesador de pagos regulado, confiable y de gran trayectoria, sino que además podría lograr la aprobación de un Fondo Negociado de Intercambio Bitcoin (ETF, por sus siglas en inglés) por parte de la Comisión de Valores de los Estados Unidos (SEC).

JP Morgan Logo

¿Ya no seremos tan “estúpidos”?

El revuelo que ha generado el anuncio de CME Group de lanzar un mercado de futuros Bitcoin regulado para este diciembre, no ha dejado de causar impacto en el mundo de las criptomonedas. Tanto así, que no solo disparó el valor de la criptomoneda hasta llevarla al exorbitante precio de 8,000 $ por unidad, también ha influenciado un cambio en el comportamiento de grandes empresas y banqueros que, en otro momento, se presentaban adversos ante la idea de invertir en lo que ellos consideran “la más grande burbuja económica desde la tulipomanía”.

Pero el reciente cambio de dirección dado por una de las empresas de servicios financieros más antiguas del mundo llama poderosamente la atención, particularmente por la ironía de contraponerse a la posición fijada por su CEO, Jamie Dimon, quien en semanas anteriores había mostrado una actitud hostil a la idea de adoptar el Bitcoin como moneda, calificándola de “fraude”, “carente de valor alguno”, etiquetando de “estúpido” a cualquiera que comprara la criptomoneda (como por ejemplo, su propia hija) e incluso, yendo tan lejos como para amenazar a sus empleados con despedirlos si los descubrían comerciando con ella.

Este comportamiento refleja una clara afección a sus intereses, aun cuando él mismo prometió que no volvería a hablar de la criptomoneda porque “no podría importarle menos por lo que se cambie el Bitcoin, cómo, cuándo y quién lo hace”. Promesa que logró cumplir por un solo día, antes de volver a atacarla en público.

Pero ahora que la entidad financiera que dirige está tomando en serio la posibilidad de facilitar intercambios con BTC, queda el interrogante de cuán “estúpidos” seguirá pensando que son las personas que utilizan e invierten en la moneda virtual más popular de todas.