EE.UU. y la transición a un sistema financiero abierto y equitativo basado en blockchain

EE.UU. y la transición a un sistema financiero abierto y equitativo basado en blockchain

Brian Brooks, el Director Jurídico de Coinbase lanzó recientemente un Deal book que muestra cómo Estados Unidos podría liderar la transición a una reserva de moneda digital. Brian Brooks comienza explicando cómo se cuestiona la posición del dólar estadounidense en la moneda de reserva global.

Según Brooks, los Estados Unidos «no debe luchar contra las fuerzas de la globalización que desafían el estado de la moneda de reserva del dólar». Más bien, cree que Estados Unidos debería aprovechar esta oportunidad para implementar tecnologías que permitirán futuras monedas digitales, que podrían poner en marcha y alimentar una moneda transnacional y, por lo tanto, colocar al país en el centro de un «sistema financiero más abierto y equitativo».

Blockchain e internet

Siendo que blockchain es la tecnología que subyace en las monedas digitales, resulta ser tan importante para el desarrollo económico de la nación como lo ha sido Internet para las comunicaciones. Los sistemas financieros que se basan en la tecnología pueden conectar a las personas no bancarizadas en todo el mundo si Estados Unidos aprovecha la tecnología ya disponible.

«Estas innovaciones podrían ser aprovechadas por los desarrolladores de la misma manera que los empresarios construyeron los servicios web en Internet, desde eBay hasta Facebook, con el mismo enorme impacto en la economía estadounidense».

investigación blockchain

Él sigue instando a los estadounidenses a mantener su papel de liderazgo de la misma manera que lo hizo con internet, al liderar el camino en la investigación y el desarrollo de las criptomonedas, en lugar de «sofocarlo«. Él ve esto como la única manera a través de la cual Estados Unidos podría crear tecnologías dominantes de monedas criptográficas que podrían convertirse en la base del futuro sistema financiero.

«Hacerlo podría producir todo tipo de maravillosas posibilidades. En el siglo XXI, cuando un mercado nacional experimenta una gran fluctuación, Estados Unidos podría habilitar una moneda alternativa. Podría facilitar que los agricultores estadounidenses vendan a clientes extranjeros sin la fricción de las divisas. Y sus agencias de desarrollo, como U.S.A.I.D., podrían lanzar criptomonedas a regiones del mundo que no tienen acceso a la infraestructura bancaria».

Brooks mencionó que Coinbase y los Estados Unidos se encontraban entre los primeros en inicializar la tecnología digital, pero el país se ha vuelto bastante inactivo. Coinbase sin embargo todavía está en movimiento. La compañía comenzó recientemente a explorar la adición de más de 30 nuevos activos digitales. Ofrecer soporte a más tokens criptográficos significa que la adopción masiva de criptomonedas también está creciendo.