Corea del Sur planea aplicar impuestos a las criptomonedas

Bitcoin South korea

Corea del Sur podría aplicar dentro de los próximos seis meses, un plan tributario para el cobro de impuestos sobre operaciones realizadas en criptomonedas. Dicha iniciativa surge del Servicio Nacional de Impuestos como medida de cautela de la economía interna, teniendo como objetivo tributar los ingresos asociados a la misma.

Por su parte, el Servicio de Supervisión Financiera de Corea del Sur aseguró que no regularía el comercio Bitcoin, pero que sí existía la posibilidad de aplicar dichos impuestos a las transacciones, lo que supone un giro importante para la economía.

El único obstáculo para que todo comience cuanto antes es el “Tax Act”, la ley de impuestos surcoreana que no tiene ningún apartado que hable sobre criptomonedas. De modo que habría que modificarla, un proceso burocrático que lleva tiempo de tramitar.

El jefe de la Agencia Tributaria Nacional, Han Seung- hee anunció en octubre de 2017 que se está reflexionando sobre la imposición de un impuesto de valor añadido (IVA). Este se aplicaría a las ganancias de las empresas surcoreanas con capital en criptomonedas.

Con tales informaciones, es probable que dicho país implemente una política tributaria de Bitcoin tal y como lo hizo en su momento el gobierno japonés. Aunque se espera que las medidas que se tomen no atenten contra la flexibilidad y la libertad financiera que se ha mantenido hasta ahora.

Otros países han tratado de regular las criptomonedas

Corea del Sur no es el primer país que planea aplicar regulaciones a las criptomonedas. Por su carácter descentralizado y la fuga de capitales que representa para las economías mundiales, muchas potencias económicas han tratado de controlarlas.

El Departamento de Impuestos e Ingresos de la India también está indagando en la posibilidad de un cobro de impuestos sobre las compras en criptomonedas. A finales del 2017 lanzó una encuesta en las ciudades de Delhi, Mumbai, Pune, Bengaluru e Hyderabad. Todo para obtener mayor información acerca de los usuarios y así poder fiscalizarlos.

En el caso de Estados Unidos, su gobierno enfatizó que ha tratado de aplicar ciertas estrategias como método de regularización. En el 2013, la Red de Control de Crímenes Financieros (FinCEN) del Departamento del Tesoro de EE.UU, emitió una guía para aquellas personas que crean, intercambian y transmitan criptomonedas. En consecuencia, se establece que para la compra y venta de criptomonedas se hace necesario un registro ante esta entidad, acreditándose como proveedor de servicios monetarios.

China, el mayor consumidor y productor de Bitcoins, meses atrás realizó una prohibición a las instituciones financieras en cuanto a los nuevos registros y transacciones con criptomonedas. Por lo que BTC China, anunció la suspensión de sus operaciones. Sin embargo, informó que las transacciones entre particulares no sufrirían ninguna alteración.

Al parecer, Rusia también ha buscado la manera de regular esta moneda bajo una ley parecida a la de EE.UU, que defina un procedimiento para la compra y venta de estas monedas virtuales, con la aplicación de medidas como el registro de personas en una base de datos. Sin embargo, no argumenta utilizar esta medida como censura si no más bien como un fin financiero.

Los cambios realizados en las principales economías de Bitcoin como China, Corea del Sur, Japón y Estados Unidos, posiblemente no serán los últimos. Con la aparición del Petro y los proyectos blockchain de otros países, es posible ver leyes fiscales más específicas en cuanto al uso de criptomonedas.