China, Real State y Blockchain

0
249

El crecimiento de la tecnología Blockchain es una realidad. Cada vez su aceptación e implementación se expande hacia diversos sectores productivos, donde su adopción está siendo bien recibida. Son realidades de las tendencias que están significando un punto de inflexión a favor de la tecnología blockchain.

Conversaremos sobre el caso de Dalian Wanda, el mayor promotor inmobiliario de China con un ingreso anual de alrededor de 40.000 millones de dólares, quien anunció el lanzamiento de una solución de blockchain denominada “Hércules”, que fue desarrollada en colaboración con Clouder, una importante compañía de software.

Cloudera aseguró una importante asociación con Wanda, en una compañía que está proyectando un tope de mercado de 200.000 millones de dólares a finales de 2020.

Juntas, las dos compañías continuarán el desarrollo de Hercules al intentar integrar y distribuir su solución blockchain a una amplia gama de industrias.

Wanda y Cloudera se están concentrando en distribuir su sistema de blockchain a industrias y empresas que dependen en gran medida de los grandes datos y la tecnología de la información.

El Grupo Financiero Wanda probablemente utilizará la solución blockchain para facilitar pagos e información financiera para su gran base de usuarios.

Mientras que el grupo de Wanda todavía está por precisar más noticias con respecto a Hércules, el equipo de Cloudera declaró que se centra en la utilización de datos grandes para la ejecución automática de contratos inteligentes y análisis de transacciones principalmente.

Actualmente, la gran industria de datos está valorada en 1.500 millones de dólares, con corporaciones multimillonarias como Tencent y Baidu, el principal mercado de datos de China.

Con el tiempo, a medida que la tecnología blockchain gana aceptación internacional y experimenta una tasa de implementación más alta en Asia, Wanda y Cloudera esperan integrar Hercules y otras futuras soluciones blockchain a los grandes líderes del mercado de datos en China.

Dejar respuesta